MI SENTIR JAYUYANO
    Nuestro agradecimiento especial a su autora:  Militza E. Príncipe Miró.

    Vivo en Jayuya hace cuatro años, y su hospitalidad y sencilléz me cautivó, y hoy me siento jayuyana con orgullo pues descubrí un pueblo en el centro de la isla que encierra tanta belleza y misterio... Por eso hoy le invito a que conozca la frescura y el verdor de uno de los pueblos mas hermosos de la isla: Jayuya.

    Jayuya, muy bien llamado Ciudad de la Tierra Alta, es sin lugar a dudas un lugar interesante para contemplar de cerca las montañas más altas de Puerto Rico.  Uno parece que está cerca del cielo, y se siente hasta como una deidad, pues desde algunos puntos se puede ver la costa norte en un horizonte que termina en una linea azul claro pero que se distingue del color del cielo: es el Océano Atlántico...parece no tener fin, su inmensidad es impresionante y con una simple vuelta de espaldas se puede observar la costa sur, abrazada por el Mar Caribe.

    Inhalando fuerte, con los ojos cerrados, la neblina fresca, uno siente que los pulmones se purifican y hasta el alma y la mente.   Parece que las nubes que pasan raspando estos picos nos traspazan los cuerpos con una sensación fría.  Desde la puerta de mi casa puedo observar el Cerro Puntita que con sus 1338 m. es el punto más alto de Puerto Rico, es como un Gigante que guarda al pueblito de todos los males.

    A Jayuya, también se le conoce como la ciudad del Tomate...y no en balde, pues parece que la tierra, está bendecida por Dios pues,sin mucho esfuerzo- pues hasta en los patios de las casas crecen sin uno darse cuenta- son los tomates mas rojos, tiernos, grandes y  dulces que existen.

    Sus misterios recorren las faldas de los impresionantes Tres Picachos -el cuarto monte más alto de la isla- con su historia indígena y la Piedra Escrita en el Valle del Coabey.  Es solo ir a verla para conectarce con el pasado, imaginándose como nuestros nativos, escribieron estos símbolos y por qué, sobre una piedra tan enorme en un lugar tan recóndito en medio del río. Este hecho hace que Jayuya- nombre tomado del Cacique Hayuya-, también la llamen Capital Indígena y artesanal de Puerto Rico. Artesanal, pues es la cuna de los más cotizados artesanos de Puerto Rico, quienes han representado la Isla del Encanto en muchos países del mundo con sus únicas y cautivantes piezas.

    En fin, escapate de todo y ven a escuchar los diferentes cantos de los coquíes que noche tras noche nos ofrecen su espectáculo de sonidos puros con el verdadero son de tierra adentro.